LOS EFECTOS DE LA LUZ AZUL

Vivimos una época donde la tecnología se ha hecho con el protagonismo de casi todo nuestro tiempo. Estamos rodeados de pantallas que necesitamos y consultamos constantemente. Los medios y los científicos hablan cada vez más de las consecuencias adversas que este uso desmesurado tiene para nosotros y nuestra salud.

Cada día son más el número de casos de adicción tecnológica o “adicción a las pantallas”, llegando a tales extremos que ya existen centros de desintoxicación tecnológica. Si no te lo crees, mira un momento a tu alrededor y compruébalo, ¿Acaso no están los que te rodean con un dispositivo móvil entre sus manos?.

Dejando a un lado las consecuencias nocivas que tiene para nuestra salud, como por ejemplo, la vista, os vamos a hablar de los riesgos que tiene la luz azul que emiten las pantallas en nuestra piel.

Nuestra piel está preparada para exponerse a la luz pero en dosis pequeñas, es por ello que incluso debemos protegernos del sol con una crema protectora pero, ¿Qué pasa con esa luz que emite el pequeño dispositivo que llevamos siempre con nosotros?, ¿Por qué de esa luz no nos protegemos?.

Pasamos una media de 6 horas diarias con nuestros aparatos tecnológicos y hay que tener muy en cuenta lo que eso puede suponernos.

¿Cómo puede afectar la luz azul en nuestra piel?

  • Sequedad: La luz azul hace que disminuyan el número de acuaporinas, las moléculas de la piel que se encargan de la hidratación. Esta sequedad propicia, además, el envejecimiento de nuestra piel.

 

  • Arrugas: La luz azul actúa sobre la dermis, destruyendo parte del colágeno de nuestra piel, además de provocar estrés oxidativo. Todo esto se refleja en arrugas y signos de la edad. Las arrugas también se hacen muy notables en la parte del cuello, esta vez no solo por la luz, también por tener la cabeza agachada constantemente para consultar nuestros móviles.

 

  • Manchas: Al igual que el sol produce manchas en nuestra piel, también lo hace la luz de nuestros dispositivos. Recientemente se ha demostrado que esto se debe, en concreto, a una molécula llamada opsina 3.

 

Es muy importante que empecemos a tener en cuenta todas las acciones que hacemos a diario y que pueden dañar nuestra piel, para que protejamos lo más importante que tenemos.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies